Señor de la mies y Pastor del rebaño, necesitamos un Padre y Pastor según Tu corazón. Que nos alimente con la riqueza de Tu palabra y con el Pan de la Eucaristía. Que por su santidad sea testigo de Tu Reino. Que su trabajo pastoral permita que “a Cristo vivo responda una Iglesia viva”. Que sea un quieto peregrino en su propia Diócesis, Para animar, sostener, consolar, entusiasmar, alimentar y encender el ardor apostólico en los sacerdotes, religiosas, religiosos y laicos.


Que sea “párroco de los párrocos” y que entierre su corazón de pastor en nuestra querida Diócesis Misionera de la Nueva Granada. Amén

 

(Padre Nuestro, Ave María, Gloria…)

 

 

Oración por el Sr. Obispo Germán Orrego Hurtado

"Yo soy quien te manda que tengas valor y firmeza.

No tengas miedo ni te desanimes porque yo, tu Señor y Dios,

estaré contigo dondequiera que vayas" 

(Josué 1.9)

¿Cuál es el papel principal del Obispo?


R: los obispos son los sucesores de los Apóstoles, de tal forma que el papel del obispo en la Iglesia hoy, es la de hacer lo que los Apóstoles hicieron en la Iglesia primitiva, que es proclamar el Evangelio y construir la comunidad de fe y asegurarse que las necesidades del pueblo – necesidades espirituales y materiales del pueblo de una diócesis, se vean satisfechas -. Esto lo vemos en los Hechos de los Apóstoles. Ellos predicaban y compartían la Eucaristía e insistían en que los pobres y los hambrientos fueran alimentados. El obispo es el que preside en lugar de los Apóstoles en una iglesia local. Se trata de una función de enseñanza litúrgica y administrativa. La palabra “episcopus” de donde viene la palabra “obispo”, significa “supervisor”. El obispo es literalmente el que “vigila” o pastorea la vida de la Iglesia. Hace esto en colaboración con sus sacerdotes y es asistido de manera especial por los diáconos, todos los cuales están al servicio del laicado, así como de la vida consagrada.

¿Cuál es la misión central de un Obispo?

Los obispos son los sucesores de los Apóstoles. Jesús quería que la estructura de la Iglesia esté basada en la vida personal de los Apóstoles. Ellos fueron sus representantes en el mundo. El papel central de un obispo es tratar de querer ser otro Cristo – el mismo Cristo. Teológicamente hay tres funciones que el obispo debe cumplir: enseñar, santificar y gobernar. Esos tres puntos juntos constituyen el papel esencial del obispo. De esta manera será un buen pastor para los fieles de su diócesis o arquidiócesis. En otras palabras; el obispo debería ser “un testigo de esperanza”. En la medida que el obispo ejerza su autoridad de enseñar, ayudar a la gente a acercarse a Dios y gobernar al pueblo de Dios y la Iglesia, lo debe hacer como un testigo de esperanza. Además, debe dar la ayuda que los demás necesitan para que puedan ver a Dios en sus vidas ordinarias.

¿Qué dicen los cánones de la ACC sobre los Obispos?

En el CANON 6,6. Deberes episcopales.
§ 6.6.01 El Obispo diocesano o el Obispo Ordinario.
Pastor en jefe y Padre, en Dios.

“Cada obispo diocesano o el Obispo Ordinario es el pastor principal de todos los que están  comprometidos con su cargo y custodia dentro de su diócesis o de otra jurisdicción, así Laicos como sacerdotes, Y goza de la triple función sacerdotal Enseña, gobierna y santifica.   Es propio de su oficio  visitar, enseñar, animar y amonestar a su clero como pastor principal de los pastores del rebaño de Cristo, que es especialmente obligado a velar por la fe, la moral y la disciplina del Clero, para predicar y enseñar la Palabra de Dios a su pueblo; interpretar y exponer las Escrituras, para enseñar y defender la sana doctrina y saludable, para alimentar el  mismo a su rebaño, y para desterrar y ahuyentar a todas las doctrinas erróneas y extrañas, a guardar y mantener así el contenido de la fe católica y apostólica, y todo incorrupto, a juzgar.


§53 Es su deber por lo tanto, para gobernar su diócesis o de otra jurisdicción en todas las causas espirituales y Asuntos de tanto en el fuero externo y el fuero interno, así como de temporal, que sea  ejercido de acuerdo con la Constitución o los Cánones de esta Iglesia, de aquella provincia, y de su diócesis o de otra jurisdicción”.

HERÁLDICA

ESCUDO EPISCOPAL

Iglesia Católica Anglicana

Sr. Obispo Germán Orrego Hurtado. ACC

Diócesis Misionera de la Nueva Granada

Colombia - Venezuela

 

VISITA EPISCOPAL A SANTA MARIA EN CARACAS VENEZUELA

El Señor Obispo German Orrego Hurtado, visitará a partir del dia 7 de Abril y hasta el 11 del mismo mes, la congregación de Santa María en Caracas Venezuela. Oramos para que este encuentro con esta comunidad sea bendecido y acompañado por el Espíritu del Señor para bien de  nuestra Iglesia y de nuestra Diócesis. 

CONSAGRACION EPISCOPAL

Arzobispo Metropolitano Mark Haverland y nuevos Obispos
Arzobispo Metropolitano Mark Haverland y nuevos Obispos

 El Pasado Jueves 7 de Octubre de 2010 a las 5:00 P.M en la Ciudad de Palm Beach Florida, en la Parroquia de los Angeles Guardianes de Lantana - Florida (USA)  en la Fiesta de Nuestra Señora de las Victorias, fue Consagrado El Reverendo German Orrego Hurtado, como Obispo para la Diocesis Misionera de la Nueva Granada. Es un acontecimiento muy importante para la Iglesia Católica Anglicana Provincia Original (ACC), y por su puesto para Colombia que tanta falta le hacia un Pastor para estas tierras donde el auge del Anglicanismo se encuentra a flor de piel. Que el Señor Jesucristo acompañe, guie e ilumine a nuestro nuevo Obispo en esta ardua pero bonita labor de dirigir los destinos de esta Diocesis. Amén

CONSAGRACION EPISCOPAL RVDO. GERMAN ORREGO
CONSAGRACION EPISCOPAL RVDO. GERMAN ORREGO
ARZOBISPO MARK HAVERLAND Y OBISPO GERMAN ORREGO
ARZOBISPO MARK HAVERLAND Y OBISPO GERMAN ORREGO

¿Quiénes somos?

Mons. Mark Haverland
Mons. Mark Haverland

Nuestro Arzobispo Metropolitano:

Arzobispo Metropolitano Mark Haverland

Teléfono: 706-546-6910706-546-6910
Correo electrónico: bphaverland@anglicancatholic.org

El Reverendísimo Mark Haverland es el Arzobispo y Metropolitano de la Iglesia Católica Anglicana. Nacido en Youngstown, Ohio en 1956, el obispo Haverland fue educado en Kenyon College (AB), la Universidad de Duquesne (MA) y la Universidad de Duke (Ph.D.). Fue consagrado Obispo Ordinario de la Diócesis del Sur en 1998, y elegido Arzobispo y Metropolitano de la Iglesia Católica Anglicana en el 16ª Sínodo Provincial en 2005.

Arzobispo Haverland es autor de  La fe y la práctica católica Anglicana, Un manual de la creencia ortodoxa anglicana, que está disponible en el Las parroquias anglicanas Asociación. Ha escrito artículos y reseñas de libros en publicaciones tales como Touchstone, La Revista New Oxford, Y El Diario de la Religión. Él vive en Atenas, Georgia.

 

¿Qué es la Iglesia Católica Anglicana?

 

RAÍCES INGLESAS


La Iglesia Anglicana es una rama de la Iglesia de Cristo que es Una, Santa, Católica y Apostólica. La palabra “Anglicano” refiere a nuestra herencia espiritual y raíces en la Iglesia de Inglaterra. Los comerciantes, los caminantes y los soldados parecen haber traído la fe cristiana a Gran Bretaña poco después de que pasó a formar parte del Imperio Romano a mediados del primer siglo después de Cristo. Dieciséis siglos más tarde, durante lo que llamamos la Reforma, la Iglesia de Inglaterra surgió como una institución única. Retiene la herencia católica enraizada en los credos, las decisiones de los Concilios Generales, su liturgia y sacramentos, y en el triple ministerio de Obispos, Sacerdotes y Diáconos en Sucesión Apostólica.

 

Es Reformada en sí misma mediante la eliminación de algunos avances no esenciales de la Iglesia medieval, mediante el restablecimiento de gran parte de la práctica de los primeros cristianos, y por su insistencia de que la autoridad de la Sagrada Escritura es la norma y guía de la fe. Algunos miembros de la Iglesia de Inglaterra llegaron a América en los siglos dieciséis y diecisiete. En muchas de las colonias originales, la Iglesia de Inglaterra fue establecida como la Iglesia Oficial. Después de la revolución, los anglicanos americanos establecieron una rama autónoma de la Iglesia, conocida como la Iglesia Episcopal. Recientemente, durante los últimos treinta y cinco años, este cuerpo abandonó muchas de las tradiciones de la fe y práctica del Anglicanismo histórico. Fue esa misma tradición la que muchos episcopalianos y fieles anglicanos buscaron preservar y proclamar.

 

RESTAURACIÓN EN AMÉRICA En 1968 una reunión de fieles episcopales, sacerdotes y laicos, se llevó a cabo en Mobile, Alabama. De esa reunión surgió la “Iglesia Episcopal de América». Nueve años más tarde, un congreso de eclesiásticos preocupados, se llevó a cabo en San Louis, Missouri. Se contó con la participación de anglicanos de Estados Unidos y Canadá que se comprometieron a continuar nuestra Iglesia sin las fatales desviaciones adoptadas por la Iglesia Episcopal en los últimos tiempos. En una declaración llamada “La Afirmación de San Luis”, se acordó afirmar la Fe inalterable y la Tradición recibida de la Iglesia, como núcleo esencial de la fe y práctica cristiana. Esto incluye la Sagrada Escritura, los credos universales y antiguos de la Iglesia, los escritos de los Padres de la Iglesia Primitiva, las decisiones de los Concilios Generales de la Iglesia indivisa, y del ministerio apostólicohistórico masculino de los Obispos, Presbíteros y Diáconos que descienden de una línea inquebrantable desde los primeros apóstoles. La declaración exhortó a los fieles anglicanos a “reordenar la disciplina piadosa, que nos fortalecen en la continuación de nuestra vida común y testimonio”. Como resultado de esta reunión, varios grupos de anglicanos tradicionalistas en los Estados Unidos y Canadá comenzaron los esfuerzos para formar una IGLESIA ANGLICANA DE CONTINUACIÓN. Si bien el trabajo en Canadá prosperó, los acontecimientos en los EE.UU. se complicaron por la falta de unidad, y surgieron varias “jurisdicciones”. En 1978, 1981 y 1991, Obispos fueron consagrados a través de la Sucesión Apostólica Anglicana para prever la continuación del Ministerio tal como fue instaurado por Cristo. Nuestra Fe y Culto se establecen en el pasado ortodoxo como en la edición americana del histórico Libro de Oración Común del 1928. Este tesoro del idioma inglés, como las Escrituras y espiritualidad católica del culto, ha dado forma a la vida de innumerables fieles cristianos a través de los siglos y es la base de nuestros servicios de adoración.

 

UNIVERSAL Y REFORMADA Como hemos visto, la Iglesia Anglicana afirma su patrimonio “católico”. Ese término se utiliza para afirmar nuestra fidelidad a la fe en su conjunto tal como fue revelada por Jesucristo (sin adiciones o sustracciones) y proclamada por los apóstoles, evangelistas, santos, eruditos y mártires de la Iglesia Primitiva y enseñada en la Sagrada Escritura. Al mismo tiempo, los anglicanos dan gracias por el testimonio de aquellos pastores y maestros, que en los siglos XVI y XVII trataron de reformar la Iglesia, algunos de los cuales dieron sus vidas al afirmar que la autoridad de la Biblia es la norma y principio de la fe y práctica cristiana. Los anglicanos no consideramos que los términos “católico” y “reforma” (o “evangélica”) sean contradictorios, sino más bien como afirmaciones de la totalidad de la Fe. La tarea de la Iglesia en cada generación es transmitir fielmente lo que Dios ha revelado. La prueba de dicha fidelidad es el Evangelio mismo, la “Buena Noticia” revelada por Dios el Padre, en su Hijo, a través del Espíritu Santo, principalmente en las palabras de la Sagrada Escritura, como también por los testimonios vivientes que la Iglesia llama Tradición. Al mismo tiempo, los anglicanos atesoran su identidad católica, compartida por las iglesias Católica Romana, Ortodoxas y Católica Antigua, demandando que dicha catolicidad sea una continua prueba de la fidelidad particular de cada Iglesia a la fe una vez entregada a los santos (Judas 3 ).

 

¿CUÁL ES ESTA FE QUE HEMOS PROCURADO PRESERVAR?


La Fe anglicana está completamente basada en la Sagrada Escritura. Los anglicanos creemos que el Antiguo y Nuevo Testamento contienen el registro auténtico de Dios de la revelación de sí mismo, su actividad y sus exigencias morales, una revelación válida para todos los hombres y para todos los tiempos (La Afirmación de San Luis). Los libros apócrifos, se utilizan también en nuestro culto, siendo leídos para la instrucción, pero no son utilizados para establecer doctrina alguna. Sostenemos que los antiguos credos - el Apostólico, el de Nicea y el de Atanasio - expresan la Fe de la Iglesia y se deben entender tal como están escritos. Los credos, que provienen de los primeros años del cristianismo, resumen la Fe una vez entregada a los santos (Judas 3). En ellos se nos enseña que Dios es un Dios en tres personas, Padre, Hijo y Espíritu Santo; que el Hijo de Dios se hizo hombre, nacido de una virgen, como nuestro Señor Jesucristo; que nuestro Señor, por su vida sin pecado, muerte y resurrección, adquirió para nosotros el acceso a Dios Padre y abrió el camino para que seamos hijos de Dios y así vivir con Él por toda la eternidad. En cuanto a la moral cristiana, creemos que “todo cristiano está obligado a formar su conciencia acorde a la divina Ley Moral de la Mente de Cristo, como se ha manifestado en la Sagrada Escritura, y en las enseñanzas y la Tradición de la Iglesia” (Afirmación de San Luis). Esta enseñanza es claramente visible en el Sermón de la Montaña (San Mateo 5,6,7) y en nuestro Resumen de la Ley del Señor, que establece que primero debemos amar a Dios con todo nuestro corazón, alma y mente, y también amar al prójimo como a nosotros mismos.

 

NUESTRO CULTO A los anglicanos se les invita a orar. Cuando oramos en privado, cada uno de nosotros ora a su manera (aunque la orientación e instrucción están disponibles para aquellos que deseen crecer en la vida de oración). Cuando oramos juntos en los servicios de adoración, nuestras “oraciones comunes” son “litúrgicas”, es decir, que están estructuradas. Sólo de este modo podemos compartir verdaderamente nuestra adoración a Dios. Nuestro culto litúrgico afecta a toda la persona: cuerpo, mente y espíritu. Somos participantes activos y no sólo oyentes. El Culto para nosotros no es un “espectáculo”. Sale de nosotros a Dios y no de un predicador a nosotros. Venimos a la iglesia para dar a Dios la alabanza y la adoración que, como sus criaturas, le debemos, no para obtener algo para nosotros, aunque Él siempre nos bendice.

 

LA SANTA EUCARISTÍA El centro de nuestra adoración es la Santa Eucaristía. Este sacramento fue específicamente ordenado por Jesucristo en el Nuevo Testamento. La Eucaristía une nuestra ofrenda de adoración a la ofrenda de Cristo mismo sobre el altar de la cruz. Tal como lo prometió Jesucristo (Mateo 26, Marcos 14, Lucas 22; Juan 6; I Corintios 11) Él está realmente presente en el Pan y el Vino consagrado para infundir en nuestras vidas la fuerza espiritual de su vida. Otros nombres tradicionales para este servicio son: la Santa Comunión, la Misa, la Cena del Señor y la Divina Liturgia. RECIBIENDO

 

LA SANTA COMUNIÓN

En todo Servicio Eucarístico Anglicano, al recibir la Santa Comunión, damos nuestro solemne dictamen, nuestro gran “Amén”, expresando nuestra convicción de que la Eucaristía es un sacrificio espiritual que debe ser administrado por un Obispo o un Sacerdote, cuyo ministerio se base en la sucesión de los Apóstoles. También expresamos nuestra fe en la presencia real de Cristo en la Eucaristía. Debido a la seriedad de estas convicciones, esta Iglesia no invita a aquellos, que de buena fe, no aceptan aún estas creencias para no comprometer sus conciencias al recibir la Santa Comunión en nuestro Altar. Por estas razones, no somos una Iglesia de Comunión Abierta. Solo aquellos que creen, que han sido confirmados por un Obispo con Sucesión Apostólica, y que estén espiritualmente preparados, son bienvenidos para recibir la Santa Comunión. La preparación para la Santa Comunión en general adopta la forma de oraciones privadas. En muchas parroquias anglicanas, los que son físicamente capaces de hacerlo se abstienen de comer alimentos por la mañana antes de la Comunión, o tres horas antes para la Comunión vespertina.

 

ORACIÓN MATUTINA Y VESPERTINA Los Oficios Diarios por la mañana y por la noche son servicios de oración derivados en muchas formas del Culto en las Sinagogas del Antiguo Testamento. Se componen de lecturas de Salmos, otras lecturas de la Biblia, cánticos y oraciones. Dichos servicios se presentan en el Libro de Oración Común de una manera que hace una disciplina de oración, salmodia y Sagrada Escritura en una dieta espiritual diaria de la Iglesia, clérigos y laicos por igual. COSTUMBRES Si eres nuevo en el culto anglicano puedes encontrar algunas costumbres desconocidas. También encontrarás alguna variación de las costumbres de parroquia a parroquia. El sacerdote de su parroquia local estará encantado de explicarte el simbolismo de nuestro culto. Una regla general para los anglicanos es que estamos de pie para alabar a Dios, sentados para escuchar la instrucción, y arrodillados humildemente para orar. El Culto es la responsabilidad primordial de todos los cristianos. Los anglicanos creemos que una vida de servicio cristiano sólo es posible a través de una vida plena de adoración, a través de la cual recibimos el amor de Dios y expresamos nuestro amor hacia Él. Por lo tanto, creemos que es nuestra obligación no sólo adorar a Dios juntos el Día del Señor (domingo), sino también creemos en tener una vida diaria de oración. Un número de Parroquias están dispuestas para ofrecer el Oficio Diario y la Santa Comunión durante la semana al igual que los domingos.

 

SACRAMENTOS Los primeros cristianos consideraron a la Iglesia como el Sacramento. Jesús, que es Dios, verdaderamente se humanó en la encarnación, y se hizo semejante en todo a nosotros, excepto que no cometió pecado alguno. La Iglesia es verdaderamente su Cuerpo. Poco a poco, los maestros identificaron ciertos signos visibles de la presencia de Dios en su pueblo como "Sacramentos", es decir, como acciones de la Iglesia que contienen la gracia de la presencia de Dios y de su bendición. La Iglesia Anglicana cree que los Sacramentos "no solamente son señales de la Profesión de los Cristianos, sino más bien unos testimonios ciertos, y signos eficaces de la gracia y buena voluntad de Dios hacia nosotros por los cuales obra Él invisiblemente en nosotros y no solo aviva, mas también fortalece y confirma nuestra fe en Él" (Los Artículos de Religión). Los anglicanos mantenemos que los dos Sacramentos dados en los Evangelios, a saber: Bautismo y Eucaristía, son "generalmente necesarios para la salvación". Los otros cinco, en su sentido Bíblico, también son llamados sacramentos.

 

1. SANTO BAUTISMO Por medio del agua y en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (Mateo 28:19) transmite nuevo nacimiento (Juan 3:5, Romanos 6:4) y el perdón de los pecados (Hechos 2: 38; I Pedro 3:21).

 

2. LA SANTA COMUNIÓN También llamada la Cena del Señor, la Santa Eucaristía, la Divina Liturgia y la Misa, fue instituida por nuestro Señor en la Última Cena cuando dijo: "Haced esto en memoria de mí" (I Corintios 11:24, Mateo 26:20 -- 28; Marcos 14:17-25; Lucas 22:14-20). Por este Sacramento alimenta a su pueblo con su Cuerpo y su Sangre (Juan 6:41-59).

 

3. CONFIRMACIÓN Transmite el fortalecimiento y los dones del Espíritu Santo (Hechos 8:14-17; 19:1-7; Efesios 1:13) para toda la vida. 4. PENITENCIA Transmite el perdón de los pecados (Juan 20:23; Santiago 5:16) y la seguridad que da el perdón.

 

5. SANTA UNCIÓN Es la unción con aceite para la curación de cuerpo, mente y alma (Santiago 5:14; Marcos 6:13).

 

6. SANTO MATRIMONIO Es la unión de un hombre y una mujer para toda la vida delante de Dios. Es una relación como nos dice San Pablo, que existe entre Cristo y su Iglesia (Efesios 5:31-32).

 

7. SANTAS ÓRDENES Denota el ministerio apostólico de los Obispos, Sacerdotes y Diáconos, instituidos por Cristo, y en el carácter masculino (Juan 20:19-23; Mateo 16:18; Hechos 6:1-6). Nuestro Señor encomendó a los Apóstoles y sus sucesores, los Obispos, a proclamar su trabajo de salvación realizado en el Calvario. Cuando los anglicanos hablamos de Sucesión Apostólica, nos referimos a una línea ininterrumpida de consagraciones y de la comisión de nuestro Señor hasta los Obispos en el presente, continuando el mismo ministerio y enseñanzas establecidos por Jesucristo mismo.

 

BAUTISMO Y CONFIRMACIÓN Los padres anglicanos que tengan un niño para bautizar, deben ponerse en contacto con su Sacerdote. Se les dará cierta preparación. La selección de los padrinos es importante. Para los anglicanos, este oficio no es sólo "honorario", sino que crea una verdadera responsabilidad espiritual hacia el ahijado. Dos padrinos del mismo sexo que el niño, y uno del sexo opuesto, son obligatorios. Los candidatos adultos para el bautismo y/o confirmación deben someterse a un período de instrucción. La Santa Confirmación, en el caso de los adultos, es a menudo administrada en el mismo rito del Santo Bautismo. Los candidatos adultos no necesitan padrinos, aunque pueden elegir a algunos, o si lo prefieren a patrocinadores que los representen. El sacramento de la Confirmación, que completa como un sello nuestro bautismo, es administrado por un Obispo. Por la imposición de las manos del Obispo sobre la cabeza, se entra en la unidad sacramental con los sucesores del Oficio de los Santos Apóstoles encargado por el propio Cristo para gobernar su Iglesia. Un período considerable de instrucción normalmente precede a la administración de este sacramento.

 

BODAS En la tradición anglicana, el Santo Matrimonio es generalmente administrado sólo a las parejas que han sido bautizadas y que por lo menos uno de ellos sea practicante de la Fe Anglicana Tradicional. Dado que el matrimonio sacramental es para toda la vida, es importante y obligatorio la preparación e instrucción para tan solemne compromiso. El Clérigo debe ser consultado antes de hacer planes (incluida la fecha de la boda). Los que vienen a la Iglesia para pedir la bendición de Dios sobre su matrimonio, deben requerir que se use los ritos y ceremonias prescritos por la Iglesia. Ni los laicos ni los Clérigos tienen autoridad para cambiar las formas de servicios establecidas y sustituirlas por otras.

 

FUNERALES El Clero de la Iglesia Anglicana proporciona un entierro para cualquier cristiano bautizado. Para los anglicanos practicantes, los servicios funerarios están prescritos en el Libro de Oración Común. Para otros cristianos bautizados, el Sacerdote puede sugerir algunos cambios adecuados. En muchos funerales anglicanos el ataúd, sin importar cuán costoso u ornamentado sea, debe estar cubierto con un velo mortuorio. Los arreglos florales no se utilizan en la Iglesia. Cuando vamos a cumplir con nuestro Creador, todos debemos hacerlo en igualdad de condiciones.

 

CUANDO SE REQUIERE A UN SACERDOTE Si está enfermo o en el hospital, o si usted tiene una emergencia familiar o necesita consejo y consuelo, póngase en contacto con uno de los miembros del Clero. Es su deber estar disponibles las veinticuatro horas al día, siete días a la semana.

 

¿EXISTEN OTRAS OPORTUNIDADES DE SERVICIO CRISTIANO?

Sí las hay. Dependiendo de la parroquia, las posibilidades de participación pueden variar. Todas nuestras parroquias le dan la bienvenida a aquellos hombres y mujeres que, de una manera activa, quieran ayudar a nuestras necesidades. Se ha dicho que el movimiento tradicional anglicano se ha construido sobre el esfuerzo de sus laicos. En las parroquias existe la necesidad de una cofradía del altar, acólitos, maestros de escuela eclesiástica, lectores, coro, sacristía y miembros de comités parroquiales que ayuden a llevar a cabo la misión de la parroquia. Asimismo, un número de nuestras parroquias están en proceso de obtener sus propios bienes, la construcción de nuevas estructuras o la renovación de las ya existentes para su uso en el culto. Una amplia gama de talento se necesita para completar estas tareas. Muchas parroquias han comenzado grupos de estudio, grupos de oración, entre otros, ofreciendo nuevas oportunidades para la participación. Más allá de la parroquia se encuentran muchos anglicanos que participan en las preocupaciones de la comunidad o que actúan en las comisiones de la Diócesis o Provincia. Los laicos son una parte integral del gobierno tradicional de la Iglesia Anglicana. La sacristía parroquial (similar a un consejo de administración) se compone de parroquianos comulgantes y se encarga de la gestión de los asuntos temporales de la parroquia. En los Sínodos - o reuniones - de la Diócesis, los laicos tienen una activa participación. Cada parroquia envía representantes para los Sínodo Diocesanos. Los anglicanos tomamos en serio el llamamiento que el Señor hace a todos los cristianos para servirle. Esto significa tanto un ministerio dentro de la familia cristiana, como de un ministerio para el mundo que difunda el Evangelio y muestre activamente a Jesucristo en nuestras vidas.

 

¿CÓMO PUEDO APRENDER MÁS? Ven y adora con nosotros. Busque la congregación más cercana de la Iglesia Católica Anglicana. Nos encontramos también en América Latina: Colombia y Venezuela. Nuestras Misiones de Colombia están en las ciudades de Cali, Pereira,  Duitama y Manizales. En Venezuela, estamos en la Catedral Santa María, contiguo al Urológico San Román, en Catia y las Minas de Varuta. Aquí etamos para servir. Estaremos encantados de darle la bienvenida y responder a sus preguntas. Pregunte cuándo se llevan a cabo las clases para las personas interesadas en aprender más sobre la Iglesia Católica Anglicana o los interesados en convertirse en un miembro de la Iglesia. Estas charlas por lo general son dirigidas por el Clero, y a veces por brillantes profesores seglares. Los miembros parroquiales están invitados a asistir, tanto para "refrescar" su propio conocimiento de la fe, como para mostrar su interés en los miembros potenciales. Grupos de Estudio de la Biblia existen en la mayoría de las parroquias de la Iglesia Anglicana Tradicional. Estos están abiertos a anglicanos y no anglicanos por igual, que deseen profundizar su comprensión de la Palabra de Dios en las Sagradas Escrituras. Otros temas de estudio de interés para la mayoría de los cristianos: Historia de la Iglesia, Culto, la vida de oración, entre otros, son investigados de vez en cuando. Los interesados de cualquier fe son siempre bienvenidos.




Escudo Diócesis Misionera de la Nueva Granada

Escudo Episcopal

Diócesis Misionera de la Nueva Granada

¿Qué significa ser Anglicano?

Veamos

 

Ser una parte de la Iglesia de Cristo sin excluirse ni aislarse de otros cristianos.

 

La Santísima Virgen María, juega un papel importante en la vida de un Anglicano. Nos acogemos a la Advocación de Nuestra Señora de Walsingham, patrona de Inglaterra. A quien honramos como Madre de Dios, Llena de Gracia e Inmaculada.

 

Reconocer que la Eucaristía es “fuente y cima de toda la vida cristiana” (LG 11) … La Sagrada Eucaristía, en efecto contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, es decir, Cristo mismo, nuestra Pascua” (PO 5)


Vivenciar como en el santísimo Sacramento de la Eucaristía están “contenidos verdadera, real y substancialmente el Cuerpo y la Sangre junto con el alma y la divinidad de nuestro Señor Jesucristo, y, por consiguiente, Cristo entero” (Conc. De Trento: Ds 1651)

 

Participar en la vida del pueblo de Dios, con sus alegrías y sus penas.

 

Pertenecer a una comunidad donde toda persona es respetada por su individualidad y en donde pone al servicio de los demás sus talentos.

 

Demostrar una teología basada en las Sagradas Escrituras, respetuosa de la Tradición y coherente con la inteligencia y la razón. Razón y Fe.

 

Estar dispuesto a celebrar la unidad en la diversidad.

 

Tomar en serio las Sagradas Escrituras, sin creer que todo texto deba ser entendido literalmente. 

 

Sentir devoción y reverencia por los Sacramentos, sin intentar definir cada punto referente a estos misterios.

 

Considerar el ministerio como deber y privilegio de todas las personas bautizadas. Hacer hincapié en la moralidad (todo lo que es bueno y edifica) y evitar el moralismo (que define la salvación como resultado de la conducta individual y no de la obra de Cristo).

 

Participar de la Herencia Apostólica, la fe en el Evangelio de Cristo.

 

Formar parte de una historia Antigua y Sagrada que se renueva cada día.

 

Creer que la Iglesia pertenece a todos nosotros, y que todos tenemos el privilegio de apoyarla según las posibilidades de cada uno.

 

Participar en la administración y el gobierno de la Iglesia bajo el orden establecido.

 

Pertenecer a una familia internacional, intercultural e inter racial que proclama el Evangelio en todo el mundo, como Cristo nos mandó hacer.

 

Nos  alegra que nos visite. La Iglesia Anglicana es una Iglesia histórica que tiene sus orígenes en los primeros siglos de la fe cristiana. Es una Iglesia con su propia identidad y una rica herencia. Está fuertemente comprometida en la vida religiosa y la misión.

 

La Iglesia Anglicana es Una Iglesia Católica con los Sacerdotes, los Credos, los Sacramentos, Obispos, la Eucaristía, la Sagrada Escritura y la enseñanza de los Apóstoles, Mártires y Santos. Así, como de los Santos Padres.

 

¡Acércate a Jesús! Aprende más sobre Él,  la reconciliación y el perdón, de todos tus errores, ofensas y pecados,  de la vida eterna y  de la Palabra de Dios. Háblanos porque Jesucristo quiere que te escuchemos y sirvamos en Su Nombre ya que: Dios es Amor.    

 

 

ESCUDO IGLESIA CATÓLICA ANGLICANA - ACC